Amenaza de multas incomprensibles (2011)

La Plataforma Santiago sin Ruido informa a los ciudadanos afectados por el ruido nocturno que la Concelleira Santullano manifestó a la prensa local que considera la posibilidad de multar a aquellos que muestren un paño blanco en su ventana protestando por el incumplimiento de la ordenanza de ruidos. “El Concello va a reaccionar a la campaña de las sábanas si pasa de una anécdota” La Voz de Galicia, 16/02/2011

La Plataforma apoya semejante celo por el cumplimiento de la normativa, sin por ello dejar de sorprenderse por este arrebato de legalidad, que puede empujar a la concejala a imponerle una multa al ciudadano que ose colgar dicho pañuelito blanco pidiendo paz nocturna.

Sorprende, eso sí, la celeridad ante nuestro “pañuelito balconero” frente a la tardanza, pasividad, tolerancia, moderación y suavidad de respuesta ante el problema del ruido nocturno.

No comprendemos la benevolencia del Concello ante los hosteleros infractores, la tolerancia ante el botellón y la inacción ante otras banderas como Nunca Máis y Eu nom te espero  muestras de libertad de expresión que aún proliferan en los balcones compostelanos.

1303182771387_ca_migr_banderapapadn

Ante esto nos preguntamos: ¿Por qué molesta a la concejala Santullano algún tipo concreto de pañuelito?

2011_02_16 lavozdegalicia_El PP expone sus propuestas contra el ruido a la ciudadania

Queremos saber tu opinión: ¿Qué crees que molesta o teme la concejala Santullano?

El portavoz de la Plataforma, el abogado Eugenio Moure también opina

http://www.emoure-abogados.com/entrada/1/415/ni-talento-ni-talante.html

logo

eugenio-moure-abogados-3

Ni talento, ni talante.

La campaña “sábanas blancas”, consistente en colgar esas piezas de tela de las ventanas y balcones de la ciudad, en silenciosa protesta por la permisividad del ayuntamiento de Santiago con la contaminación acústica, en lugar de hacer reflexionar a los responsables políticos sobre la realidad de problema denunciado, lo han convertido en un problema en sí mismo objeto de la correspondiente denuncia.

La concejala del ramo, cuyo nombre omito para ahorrarle la vergüenza, amenaza con sancionar a todos los vecinos que cuelguen las sábanas. El gesto de rancio autoritarismo que exhibe no sabemos si tiene relación, siguiendo a Freud, con alguna incontinencia infantil, o si realmente quiere acabar con esa tradición de colgar temporalmente símbolos de toda índole (deportivos o patrióticos).

Pero lo que debería abochornarle a la susodicha regidora es que la sociedad civil compostelana se haya apropiado como denuncia de un lema, “Santiago sen ruidos”, que debería ser el eslogan del buen gobierno municipal en material medioambiental. En Salamanca su consistorio lo ha utilizado como campaña de concienciación social y control de los ruidos, mientras que en Santiago se ha tomado como una afrenta política.

Quien minimiza el sonoro problema nocturno que tiene esta ciudad, quien priva a los policías local de disponer de sonometros para acreditar las denuncias y medir el grado de contaminación acústica, y quien reacciona a la crítica huyendo como un elefante en una cacharrería, demuestra no sólo muy poco talento para ocupar ese cargo público, sino, sobre todo, muy poco talante para ejercerlo con dignidad.  

………………………

Enlace corto para difundir esta entrada: http://wp.me/pmylv-53

Anuncios

3 comentarios en “Amenaza de multas incomprensibles (2011)

  1. http://www.emoure-abogados.com/entrada/1/415/ni-talento-ni-talante.html

    Ni talento, ni talante. Eugenio Moure (abogado)

    La campaña “sábanas blancas”, consistente en colgar esas piezas de tela de las ventanas y balcones de la ciudad, en silenciosa protesta por la permisividad del ayuntamiento de Santiago con la contaminación acústica, en lugar de hacer reflexionar a los responsables políticos sobre la realidad de problema denunciado, lo han convertido en un problema en sí mismo objeto de la correspondiente denuncia.

    La concejala del ramo, cuyo nombre omito para ahorrarle la vergüenza, amenaza con sancionar a todos los vecinos que cuelguen las sábanas. El gesto de rancio autoritarismo que exhibe no sabemos si tiene relación, siguiendo a Freud, con alguna incontinencia infantil, o si realmente quiere acabar con esa tradición de colgar temporalmente símbolos de toda índole (deportivos o patrióticos).

    Pero lo que debería abochornarle a la susodicha regidora es que la sociedad civil compostelana se haya apropiado como denuncia de un lema, “Santiago sen ruidos”, que debería ser el eslogan del buen gobierno municipal en material medioambiental. En Salamanca su consistorio lo ha utilizado como campaña de concienciación social y control de los ruidos, mientras que en Santiago se ha tomado como una afrenta política.

    Quien minimiza el sonoro problema nocturno que tiene esta ciudad, quien priva a los policías local de disponer de sonometros para acreditar las denuncias y medir el grado de contaminación acústica, y quien reacciona a la crítica huyendo como un elefante en una cacharrería, demuestra no sólo muy poco talento para ocupar ese cargo público, sino, sobre todo, muy poco talante para ejercerlo con dignidad.

  2. http://www.lavozdegalicia.es/noticia/santiago/2013/02/01/hosteleros-alertados-mediciones-ruidos/0003_201302S1C3996.htm

    Los hosteleros eran alertados de las mediciones de ruidos
    El gobierno local contratará una empresa para acabar con las filtraciones

    MARGA MOSTEIRO
    Santiago / la voz 01 de febrero de 2013

    La responsable política del departamento de Urbanismo, María Pardo, ha decidido cortar de raíz las filtraciones que dejaban sin efecto los controles de niveles de ruido que venía haciendo el Concello en establecimientos hosteleros nocturnos previa denuncia de terceras personas afectadas. Pardo y, también la concejala María Castelao, explicaron que el acuerdo de la Xunta de Goberno de contratar una empresa externa para hacer estos controles está motivado por el hecho de que los hosteleros eran avisados previamente a la realización de los controles y porque, además, las mediciones se hacían varios días después de la denuncia y en horas «poco adecuadas».

    La Xunta de Goberno de ayer aprobó el inicio del trámite para la contratación de una empresa especializada en la medición de ruidos. El contrato, que será por un año, tendrá un coste de algo más de 8.200 euros. La empresa realizará una media de tres controles al mes que, según la edila de Urbanismo, serán suficientes, ya que «son pocos los hosteleros que incumplen la normativa». Si fueran necesarias más mediciones se fijará un precio máximo por ellas. Pardo indicó que la empresa que asuma el contrato tendrá que realizar las mediciones a cualquier hora del día e inmediatamente después de recibirse la denuncia. El objetivo es que los controles sean realmente «efectivos», ya que «si se avisa» no tiene efectividad. Por tanto, además de acabar con las filtraciones que dejan invalidados los controles, también se pretende actuar con agilidad.

    La concejala de Urbanismo explicó que el equipo de gobierno es inflexible con los temas de seguridad en los locales de ocio y también lo será en materia de ruido, que pone en riesgo el descanso de las personas. Pardo aseguró que las mediciones realizadas por el anterior gobierno y las «pocas» que se hicieron en este período, no sirvieron para nada, ya que los hosteleros eran avisados previamente. Insistió en que, en la mayoría de los casos, la hostelería de Santiago tiene un comportamiento ejemplar y apuntó que solo se trata de un puñado de casos.

    Según el procedimiento relatado, algunos controles fueron encargados a una empresa privada (que cobra en torno a 300 euros por medición) y que acudía a realizar el control varios días después. La empresa notificaba al Concello el día y la hora a la que iba a acudir y lo habitual era que la hora del control fuera temprana, por lo que «no había ni ruido ni gente».

    La edila explicó que el día en el que se realizaba el control no se reproducía el mismo escenario de la jornada de la denuncia y, además, el hostelero estaba enterado. Después se intentó realizar estos controles con la policía local. De hecho, el Concello compró un sonómetro para realizar las mediciones, pero también resultó un fracaso, por las horas en las que podían hacerse y porque las filtraciones a los hosteleros no cesaron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s