Amenaza de multas incomprensibles (2011)

La Plataforma Santiago sin Ruido informa a los ciudadanos afectados por el ruido nocturno que la Concelleira Santullano manifestó a la prensa local que considera la posibilidad de multar a aquellos que muestren un paño blanco en su ventana protestando por el incumplimiento de la ordenanza de ruidos. “El Concello va a reaccionar a la campaña de las sábanas si pasa de una anécdota” La Voz de Galicia, 16/02/2011

La Plataforma apoya semejante celo por el cumplimiento de la normativa, sin por ello dejar de sorprenderse por este arrebato de legalidad, que puede empujar a la concejala a imponerle una multa al ciudadano que ose colgar dicho pañuelito blanco pidiendo paz nocturna.

Sorprende, eso sí, la celeridad ante nuestro “pañuelito balconero” frente a la tardanza, pasividad, tolerancia, moderación y suavidad de respuesta ante el problema del ruido nocturno.

No comprendemos la benevolencia del Concello ante los hosteleros infractores, la tolerancia ante el botellón y la inacción ante otras banderas como Nunca Máis y Eu nom te espero  muestras de libertad de expresión que aún proliferan en los balcones compostelanos.

1303182771387_ca_migr_banderapapadn

Ante esto nos preguntamos: ¿Por qué molesta a la concejala Santullano algún tipo concreto de pañuelito?

2011_02_16 lavozdegalicia_El PP expone sus propuestas contra el ruido a la ciudadania

Queremos saber tu opinión: ¿Qué crees que molesta o teme la concejala Santullano?

El portavoz de la Plataforma, el abogado Eugenio Moure también opina

http://www.emoure-abogados.com/entrada/1/415/ni-talento-ni-talante.html

logo

eugenio-moure-abogados-3

Ni talento, ni talante.

La campaña “sábanas blancas”, consistente en colgar esas piezas de tela de las ventanas y balcones de la ciudad, en silenciosa protesta por la permisividad del ayuntamiento de Santiago con la contaminación acústica, en lugar de hacer reflexionar a los responsables políticos sobre la realidad de problema denunciado, lo han convertido en un problema en sí mismo objeto de la correspondiente denuncia.

La concejala del ramo, cuyo nombre omito para ahorrarle la vergüenza, amenaza con sancionar a todos los vecinos que cuelguen las sábanas. El gesto de rancio autoritarismo que exhibe no sabemos si tiene relación, siguiendo a Freud, con alguna incontinencia infantil, o si realmente quiere acabar con esa tradición de colgar temporalmente símbolos de toda índole (deportivos o patrióticos).

Pero lo que debería abochornarle a la susodicha regidora es que la sociedad civil compostelana se haya apropiado como denuncia de un lema, “Santiago sen ruidos”, que debería ser el eslogan del buen gobierno municipal en material medioambiental. En Salamanca su consistorio lo ha utilizado como campaña de concienciación social y control de los ruidos, mientras que en Santiago se ha tomado como una afrenta política.

Quien minimiza el sonoro problema nocturno que tiene esta ciudad, quien priva a los policías local de disponer de sonometros para acreditar las denuncias y medir el grado de contaminación acústica, y quien reacciona a la crítica huyendo como un elefante en una cacharrería, demuestra no sólo muy poco talento para ocupar ese cargo público, sino, sobre todo, muy poco talante para ejercerlo con dignidad.  

………………………

Enlace corto para difundir esta entrada: http://wp.me/pmylv-53

Anuncios