Soneto a la ciudad histórica (Oda al Consorcio)

 

Hablo de nuestra ciudad y su almendra

y no hay soneto si tampoco hay amor

ni poeta que cantara sin dolor

la historia de cómo su barrio enferma.

 

No, no hay heridas, rojeces ni llaga

en estas calles donde bulle el ocio,

piedra y madera las cuida el Consorcio

y nunca se repara en quien las paga.

 

Mirad el interior, qué cruel destino:

Turistas como única luminaria,

mientras las casas sus luces apagan.

¿Queréis un barrio o una copa de vino?

No confiéis en la universitaria,

seguirá de fiesta si hay quien la paga.

 

santiago tejados

Anuncios